Imagen sobre cómo elegir una bicicleta para niños

Cómo elegir una bicicleta para niños

Compartir

Una bicicleta es de los mejores regalos que puedes recibir en tu infancia. Hoy te daremos una serie de consejos para comprar una bicicleta para niños adecuada.

Cuando llega la hora de elegir la bici ideal para tu hija o hijo, llega una avalancha de opciones que nos puede llevar a elegir una bicicleta incorrecta que terminará abandonada al poco tiempo.

Además de los gráficos de caricaturas y colores llamativos, hay algunos elementos que debes tener en cuenta para la experiencia de pedalearla sea muy grata, segura y sobretodo divertida.

¿Qué talla de bicicleta es la ideal para mi hijo?

Así es, las bicicletas vienen en diferentes tallas de cuadro (pieza principal de una bicicleta sobre la que se monta el resto de los accesorios).

Imagen descriptiva de un cuadro de bicicleta
Este es el cuadro de una bicicleta, y viene en diferentes tallas, casi siempre expresadas en centímetros.

Y también existe una variedad de tamaños de llantas, medida conocida como «rodada» y se expresa en pulgadas.

En el caso de las bicicletas para adultos, la talla del cuadro tiene mucha importancia, porque generalmente se define en combinación con una o dos medidas de rodada.

Por el contrario, en el caso de las bicicletas infantiles, la medida más importante es el de la rodada.

Este es el primer dato que debes conocer, y aquí te compartimos una tabla con las estaturas y rodadas correctas para elegir la adecuada:

Tabla de medidas para elegir bicicleta para niños
Tabla de estaturas y rodada para bicicletas infantiles

Bicicleta de balance para niños

Antes, lo más común era ponerle «llantintas» a las bicicletas infantiles para que los niños fueran tomando confianza.

Hoy se ha descubierto que la mejor manera de aprender a andar en bicicleta es comenzar por una bicicleta sin pedales, llamadas bicicletas de balance o camicletas.

Como puedes ver en la tabla, si tu hijo está entre los 85 y 110 cm de estatura, lo ideal es que le compres una bicicleta de balance.

Ahora, si es más alto, tienes la opción tradicional de ponerle llantintas, o puedes pedirle a un mecánico que le quite los pedales y palancas (también llamadas bielas), para que pueda hacer el ejercicio de una bicicleta de balance.

Dale clic a la foto de abajo, y podrás ver una buena variedad de este tipo de bicicletas de balance.

Bicleta para niños de balance
Bicicleta de balance o camicleta

Tipos de freno

Una vez pasada la etapa de aprendizaje, donde las velocidades son muy bajas, será importante elegir unos buenos frenos.

Nosotros recomendamos ampliamente las bicicletas con freno a contrapedal, con las que frenas haciendo los pedales hacia atrás, frenando la rueda trasera.

Los recomendamos porque generalmente las palancas de freno son muy grandes y duras para las manos de los niños, comprometiendo su eficacia. Esta medida es buena en niños entre 5 y 9 años.

Luego, pueden usarse frenos del tipo V o de disco, que son los que mejor potencia brindan.

Bicicleta infantil con frenos tipo V (o V-brakes, en inglés).

Recomendamos evitar los frenos de tipo «cangrejo», a menos que sean para bicicletas de ruta (también llamadas de «carreras»).

Bicicleta para niño con frenos tipo cangrejo.

Los frenos de cangrejo, suelen tener problemas de potencia en bicis de llantas anchas, como las que llevan la mayoría de las bicicletas infantiles. En bicicletas de llantas delgadas funcionan bien.

Bicicletas infantiles con doble suspensión

Una bicicleta para niños, con amortiguadores es muy llamativa, pero pocas veces son útiles. Para que realmente valiera la pena, tendríamos que preguntarnos si la bicicleta se va a usar en terrenos muy irregulares, en los cuales sea necesario contar con suspensiones.

Por lo general estas bicicletas llevan amortiguadores de muy baja calidad y sólo aumentan el peso, haciéndolas poco maniobrables.

Si no están practicando ciclismo de montaña de manera intensa, no recomendamos elegir bicicletas con amortiguadores.

Qué accesorios debe llevar

Honestamente, cuando la bici es para aprender a pedalear, no hay necesidad de muchos accesorios. A menos que ya empiecen a realizar recorridos largos, lo ideal es un porta ánforas para llevar agua.

Si tu hijo va a pedalear en una calle donde pasan coches, una «banderita pirata» sí es útil, pues los hace visibles. Son económicas y sencillas de colocar.

Recordemos que en cuestión de seguridad, hacernos visibles es lo más importante.

Más allá de eso, lo demás son adornos que pueden hacer más divertida la experiencia, pero no son indiespensables: como canastillas o timbres.

A pedalear en familia

Una vez elegida la bicicleta, hay que recordar que andar en bici es un acto de diversión y si le brindamos la confianza a nuestros hijos, más adelante se podría convertir en su modo de transporte o deporte.

Compartir sus primeras rodadas acompañándoles con tu bicicleta les va a dar la sensación de seguridad y diversión. Además de generar momentos memorables.

Compra y comparte

Las bicicletas infantiles, como la ropa, van quedando chicas en poco tiempo. Cuando la bicicleta ya no le quede a tu hijo, busca quién la necesite.

Al mismo tiempo tú puedes preguntar quién tiene una bicicleta de la siguiente talla, y así generar una dinámica de compartir las bicis.

Ya sea que las vendas, regales o intercambies, siempre habrá quién quiera adquirir o compartir una bicicleta para niños.

Hay muchas bicicletas que quedan abandonadas y en realidad se encuentran en perfectas condiciones. Sólo basta llevarlas a un ajusta al mecánico y quedarán como nuevas.

Ahora que sabes estos consejos, ve y elige la bici ideal, te aseguramos que las aventuras con tus hijos serán memorables. ¡A disfrutar de la vida en bicicleta!