VanCiclo, una opción para subir a Santa Fe en bicicleta

Llegar a Mordor (Santa Fe) sin carro, es posible

Una de las zonas más complicadas para llegar, en cualquier medio de transporte, es Santa Fe. Las vías de acceso son pocas y se encuentra en una de las zonas más altas de la CDMX.

Cuando tuve que trabajar allá, probé todos los modos de transporte. Comencé por irme en carro: 13 km los recorría en hora y media. Y si llovía, hacía más de dos horas. Era inhumano.

Cambié a transporte público y mejoró un poco mi experiencia. Sólo tenía que ir escuchando a Toño Esquinca en el microbús de Tacubaya hacia Santa Fe. Cuando comencé a tomarle gusto a su programa de radio creí que era momento de saltar a la motocicleta y así lo hice.

El día que mi moto se ponchó y tenía el tiempo encima, cometí la odisea de subirme en bicicleta. Ese recorrido lo hacía muchas veces pero en plan deportivo: licra y ropa fosfo-fosfo. Pero ir de camisa y pantalón entre microbuses y carros a las 8 de la mañana fue una tortura.

VanCiclo, una forma de llegar a Santa Fe con tu bicicleta

Ahora me entero que hay una nueva opción: llegar a Mixcoac en bici, subirla a un rack y sentarte en una van que te deja en Santa Fe. ¡Lo que hubiera dado por este servicio cuando trabajaba en Mordor! La misma opción existe desde Coacalco hacia Santa Fe.

Esta propuesta de intermodalidad sustentable surgió del programa de innovación Ideamos en conjunto con UrbVan, que generalmente ofrece viajes que la gente reserve mediante su app.

Tal vez te interese leer: Rodando Ayuda, otro proyecto surgido de Ideamos

Con la intención de que el primer y último tramo de los trayectos se hagan en bicicleta, crearon el servicio VanCiclo, que incorpora un rack para cuatro bicicletas.

Para usar VanCiclo debes descargar la app de Urbvan y reservar tu lugar. La aplicación te dirá cuántos lugares del rack están disponibles. Luego llegas 5 minutos antes de la hora de partida y listo. Suben tu bici, te subes tú y te suben a Santa Fe.

Puedes programar el regreso también, en caso de lluvias, por ejemplo. O descender tranquilamente en tu bicicleta mientras ves cómo el resto de gente convierte las calles en un monumental estacionamiento.

En una plática que tuvimos con gente de Ideamos y Urbvan nos contaron que esto es un piloto que durará seis meses, en el que irán calibrando el servicio e incluso añadiendo otras rutas.

El objetivo es que este servicio se quede como parte de la oferta de Urbvan, y un poco más allá. Ideamos tiene la intención de replicar esta forma de traslados intermodales en otras empresas de movilidad bajo demanda, así que en un futuro podremos encontrar diversas opciones para combinar nuestros traslados con la bicicleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *