Ari Santillán a Partido político

Me uno a un partido político

En 2012 inicié un camino que ha marcado los últimos ocho años de mi vida; ser vocero de la Escuela de Periodismo Carlos Septién en la Asamblea General Interuniversitaria del movimiento #YoSoy132 fue un bautizo de fuego que me enseñó tantas cosas que, aún a la distancia, sigo digiriendo.

En 2015 empecé a colaborar en una organización internacional que trabaja temas de sustentabilidad, movilidad y seguridad vial gracias a la confianza de grandes mujeres a quienes conocí en la Liga Peatonal, donde también participé activamente un par de años.

Desde 2015 he colaborado con organizaciones civiles, movimientos y colectivos a favor de la movilidad urbana sustentable.

Hemos abierto calles a las personas, pintado hectáreas completas en ejercicios de urbanismo táctico y nos hemos reunido con infinidad de tomadoras y tomadores de decisión.

Un nuevo horizonte

Pero es cansado, sobre todo cuando las y los tomadores de decisión ya te “toman la medida”; reuniones que parecieran fructíferas, en las que los datos presentados, las historias contadas y los argumentos sólidos terminan en promesas que nunca llegan.

Ni el legislativo (local y federal), ni el ejecutivo (local, estatal y federal) parecieran tener un mínimo de interés en cambiar el status quo.

En febrero de este año entré a Nosotrxs, movimiento que conocí gracias al acercamiento que tuvieron con mis amigas y amigos de #NiUnRepartidorMenos y, por primera vez en 5 años, dejé el activismo de la bicicleta para entrarle a otras agendas en las que se replicaba la misma frustración del desinterés de nuestras autoridades.

Así conocí la lucha de dos décadas por los derechos laborales de las trabajadoras del hogar, los abusos que sufren las y los médicos en formación en hospitales públicos y privados.

El desmadre que existe en el tema de la reconstrucción por los sismos de 2017, el impacto real del desabasto de medicamentos, entre otras causas igual de justas, igual de necesarias, igual de urgentes.

¿Entrar a un partido político?

Hace dos meses, Luis F. Fernández, el, hasta hace poco, director ejecutivo de Nosotrxs, me planteó una propuesta que, en un inicio, me generó una mueca de inconformidad, una risa sarcástica y una tristeza profunda.

Luis me avisaba de la posibilidad de entrarle a la vida partidista y ni la noticia, ni el partido que le abrió las puertas me causaron gracia; mucho menos la propuesta de irme con él.

Fueron dos meses de pensar en mi rol como “activista” y en la capacidad de incidencia; en los riesgos, costos y beneficios individuales y colectivos de entrarle a esta nueva encomienda.

Luis me dijo: “No voy a medias, voy con todo y la armamos totalmente o fracasamos rotundamente”.

Esto me inspiró mucho más confianza que la que se ganó hacia mí en los meses que trabajé en Nosotrxs.

Trabajar por la causa

Platicamos hace unos días con uno de los liderazgos de este partido y sus palabras me dieron la confianza de no perder la libertad para hacer lo que mejor creamos, no por el partido sino por las causas a las que tanta energía, tiempo, esfuerzo y cariño les hemos dedicado.

Hoy anuncio que entro formalmente a trabajar en Movimiento Ciudadano, un partido que (yo tampoco lo sabía), en papel, resulta ser abiertamente progresista y socialdemócrata con la firme intención de hacer que ese papel se convierta en realidad.

Sí, es el partido que arropa personas anti-derechos, misóginas, abiertamente machistas o peligrosamente contrarias al Estado laico, entre otras “lindezas”.

Pero también es el partido que arropa a personas a favor de la Interrupción Legal del Embarazo, que impulsan la Ley General de Seguridad Vial, a favor de la legalización de la marihuana, a favor de una reforma fiscal progresiva y con ideas claramente progresistas.

Sí, es un partido de oposición pero jamás caeré en el juego del ad hominem ni en el desgaste “anti-AMLO” cuya única propuesta es que AMLO renuncie.

Sé que el MC progresista podrá trabajar muy bien con el MORENA progre; sé que el MC socialdemócrata utilizará las vías institucionales para hacer todo lo posible y detener las políticas conservadoras del MORENA conservador.

Sé que el MORENA progre y el MC que construyamos para pasar del papel a la realidad su ideario podrá generar grandes cambios positivos para todas y cada una de las causas que existen y cuya existencia se perpetúa porque aún no se cumplen sus justas demandas.

Que la digna rabia nos lleve a construir desde esta nueva trinchera, que mis amigas, amigos y detractores sigan guiando mi camino para no caer en el juego que tiene a todos los partidos políticos en tan baja estima (ganada a pulso).

Que sean luz y claridad para no perder el piso, que sean alas para soñar; manos y piernas para no soltarnos y caminar juntas; y ojos y oídos para escucharnos, para guiar nuestros caminos. Que nunca más nos dejemos caer.

Mi corazón seguirá abajo y a la izquierda.

Por cierto, no voy a competir en las elecciones de 2021, mi trinchera no está ahí.

Ari Santillán

Periodista y activista por la movilidad urbana sostenible.

1 comentario

  1. […] lo he hecho público, decidí irme a Movimiento Ciudadano con la encomienda de construir candidaturas verdaderamente ciudadanas que defiendan causas cuyo […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *