las mujeres

Las mujeres, sus ciclos y la bicicleta: Mapu recorre Latam

Los ciclos de la mujer, desde su menstruación, el embarazo, la menopausia, pero también en la vida diaria más allá de la sexualidad, inspiraron a Mapu a dejar su natal Quito, Ecuador y lanzarse a la aventura de conocer a las parteras latinoamericanas.

A esas mujeres que mantienen tradiciones ancestrales para ayudar a las mujeres a dar a luz.

Bicíclica (como se llama el proyecto) es un viaje en bicicleta desde México hasta Argentina para hacer investigación sobre partería tradicional y los ciclos femeninos visitando comunidades de mujeres” explicó Mapu de la Torre en la Ciudad de México para Cletofilia, previo a emprender su viaje que comenzó el pasado 09 de octubre y con el que planea recorrer 13 países y casi 20 mil kilómetros a bordo de su bicicleta.

Foto: Facebook/biciclica

Mapu tiene cerca de una década de trabajo con mujeres, realizando círculos sobre ginecología natural, menstruación consciente, parto humanizado y yoga prenatal.

“Soy dula, acompaño a mujeres en el parto (…) Siempre he estado involucrada con mujeres y mi gran pregunta y su gran respuesta ha sido poder trabajar desde el cuerpo y acompañar a mujeres en el camino mientras me acompaño a mí misma”.

La casa, el vehículo y los ciclos de Mapu

“Mi bicicleta es mi vehículo, mi casa, mi motor”, asegura.

Y es que cuando descubrió la bicicleta, Mapu descubrió “un canal directo hacia donde sentía que mis caderas, mi útero, mis piernas, toda yo, trabajaba en una respiración cíclica.

Cuando me monté en la bici fue clara la ciclicidad de la respiración, de estar súper atenta en cuerpo, mente y espíritu. Así decidí hacer esta investigación sobre mi bicicleta”.


Esta cicloviajera ecuatoriana planea quedarse un año en México, investigando más sobre las mujeres en comunidades alejadas, pero también en ciudades.

Su proyecto, Bicíclica, toma su nombre por los diversos ciclos que siempre están presentes en la vida de las mujeres y los hombres y por cómo estos ciclos se viven arriba de una bicicleta, incluso en ciudades como la CDMX.

“En la Ciudad de México vine a aprender cómo esquivar taxis y camiones y a jugar entre el tráfico.

“Me ha gustado, pero también me ha estresado, es divertido y lindo; me siento contenta de poder rodar en la ciudad y conocerla sin estar en el tráfico”, concluye.

Sigue su proyecto aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *