Futbol y bicicletas, niñas ruedan en sus bicicletas hacia el campo de futbol

Bicicletas y futbol para combatir la violencia en Nuevo León

En la colonia Alianza Real, en Escobedo, Nuevo León, una de las tres más peligrosas del municipio, los niños se alejan de la violencia y las adicciones a bordo de sus bicicletas.

Texto: Ilse Casas
Fotos: Jair Ibarra

Es común que esta colonia, que se ubica al poniente del municipio, aparezca en los periódicos con encabezados como “Matan desde auto a niño de 14 años”, “Ejecutan a menor, hieren a hermanos”, “Halla tirado a su hijo herido de 3 balazos” o “Matan a dos menores en ataque a baile”.

En ese sitio, un policía de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado dedica su tiempo libre a atraer al deporte a las infancias para mantenerlas lejos de la violencia, la inseguridad, las pandillas y las adicciones. 

José Guadalupe Cuevas Banda, más conocido en la comunidad como “el entrenador” explicó que cuando llegó a vivir a la Alianza Real, hace casi 10 años, era común ver cada noche en su calle, peleas entre pandillas. 

Futbol y bicicletas en la Alianza Real
José Guadalupe Cuevas Banda «el entrenador», a lado del campo donde tiene lugar la liga de futbol que él organiza (Foto: Jair Ibarra)

Entre quienes peleaban habían muchos niños pequeños, así que decidió buscar la manera de alejarlos de ese ambiente y encontró en el futbol la solución ideal. 

Creó el torneo de futbol Alianza Real, donde participan niñas y niños de 7 a 17 años, a quienes además de inculcarles el amor por el deporte, les consigue pláticas sobre sexualidad, contra las adicciones y les enseña valores. 

En 2020 incorporó a la bicicleta en su proyecto, porque era muy complicado trasladar a tantos niños a la cancha de futbol en la que practican y tienen sus partidos, que se ubica a casi dos kilómetros de distancia de su punto de reunión, que es la misma casa de “el entrenador” Cuevas Banda. 

Paseo ciclista a la cancha de futbol

Los traslados se convirtieron en paseos ciclistas nocturnos y en una forma de educar a toda la comunidad en temas de seguridad vial. 

“Por la necesidad de transportarnos empezamos a incluir la bicicleta. ¡Tuvo un gran resultado! Hemos hecho caravanas de hasta 70 niños. 

Niños y niñas ruedan por las calles del barrio Alianza Real, rumbo al partido de futbol. (Foto:

“Eso ya se volvió como una tradición para nosotros. Desde hace año y medio es constante.

“Los jueves en la noche hacemos paseo nocturno, los sábados en la mañana hacemos el trayecto al torneo y los domingos es igual y le agregamos un paseo al área de quintas.

“Recorremos las calles, brechas, áreas nuevas para que los niños se motiven al uso de la bicicleta”, explicó Cuevas Banda. 

El policía dijo que la Alianza Real es una zona en la que es común ver a personas utilizar la bicicleta como medio de transporte, por lo que enseña a los niños medidas básicas de seguridad para sus traslados. 

Los sábados y domingos se reúnen muy temprano afuera de la casa del entrenador quien les proporciona casacas de color amarillo fosforescente, presta algunas bicicletas y un radio de comunicación que le entrega a una niña que va al frente del contingente para comunicarse ante cualquier eventualidad. 

Es un trabajo en equipo: dos niñas grandes van al frente del grupo, en medio los más pequeños, al final los muchachos y detrás de ellos, José Guadalupe los escolta con su vehículo para protegerlos y asegurarse de que no ocurra alguna situación de peligro durante su recorrido. 

Angie es una de las niñas que acude al torneo. Tiene 12 años, pero empezó a entrenar desde los seis. 

Ella dijo que disfruta mucho las actividades que les ofrece el entrenador porque ya no está solamente en casa, sino que ahora tiene muchos amigos. 

Otro de los participantes es Brandon, quien tiene 15 años y comenzó a entrenar cuando tenía 10. 

Recordó que un amigo lo invitó a ir a jugar futbol en una ocasión y que desde entonces no ha dejado de acudir. 

“Vengo en la bici con los demás. Cuando el entrenador me dijo que usaríamos las bicicletas me sentí bien porque ya no íbamos a caminar mucho; sí está lejos de donde venimos”.

Angie

Igual que Angie, Brandon ha encontrado muchos amigos en el torneo de futbol. 

Escobedo, asediado por la delincuencia

De acuerdo con datos de la Dirección de Análisis de Investigación de la Secretaría de Seguridad Pública de Escobedo, las colonias Villas de San Francisco, Alianza Real y Residencial San Miguel, concentraron en 2020 el 20.7% de los delitos cometidos en todo el municipio. 

La Dirección reveló que en 2020, el municipio de Escobedo recibió 8,061 reportes al 911. De éstos, 5,213 corresponden a violencia familiar, es decir 64.67 por ciento. 

Del total de reportes por violencia familiar, 1,260 provienen de viviendas localizadas en el polígono de estas tres colonias. 

También se registraron 94 denuncias por robo a casa, 81 por robo a negocio y 28 por robo a personas; además de cuatro casos de violación. 

Los datos de la Dirección de Análisis de Investigación señalan que de los 51 homicidios que reportó la Fiscalía General de Justicia del Estado en Escobedo durante 2020, 11 ocurrieron en esas tres colonias. 

Violencia vial, un reto más a vencer 

De acuerdo con el artículo 5 de la Ley de Movilidad Sostenible y Accesibilidad para el Estado de Nuevo León, la infraestructura vial debería ser diseñada con base en la jerarquía de la movilidad, que pone en primer sitio a las personas peatonas, después a ciclistas, luego al transporte público y en último sitio al transporte privado. 

Sin embargo, tanto el presupuesto como la infraestructura están al revés de este principio, indicó Georgina Treviño, integrante de Pueblo Bicicletero, organización de la sociedad civil que desde hace 12 años se dedica a promover a la bicicleta como medio de transporte y realiza acciones para tener una movilidad sostenible en el Área Metropolitana de Monterrey. 

Un criterio básico para prevenir hechos viales es que el diseño de las calles promueva la disminución de las velocidades y que privilegie a todas las formas de movilidad, con énfasis en las que son más vulnerables en el espacio público, como peatones y ciclistas, recordó. 

El carro de «el entrenador» custodia al grupo de participantes que pedalean sus bicicletas rumbo al partido de futbol, el recorrido que hacen es de unos 2 kilómetros (Foto: Jair Ibarra)

“Los carriles para los vehículos motorizados deberían promover reducir las velocidades, las calles más grandes podrían tener ciclovía confinada, otras calles pueden ser prioridad ciclista. Y esta infraestructura debe ser pensada para que la usen personas de todas las edades. Por ejemplo, que sea lo suficientemente ancha para que dos bicicletas puedan circular de manera segura, que vaya un adulto, papá o mamá, con los niños”, dijo.

Aunque las calles de esta colonia cuentan con límites de velocidad establecidos en 30 kilómetros por hora y señalamientos de ALTO, Treviño opinó que esto no es suficiente, sino que las calles deben ser pensadas de manera que el objetivo sea conectar destinos para las personas y no para los autos. 

“Si tú quieres que con la pura información que das (señalamientos) se respete la velocidad, va a ser difícil, la reducción de las velocidades viene por el diseño de calle”, comentó. 

Nuevo León ha permanecido los últimos 10 años como primer lugar nacional en hechos viales. 

En 2020, la entidad registró 64,058 casos, según el INEGI. Esta cifra es casi tres veces superior al segundo puesto, ocupado por Chihuahua que suma 22,175 siniestros de tránsito. 

De acuerdo con datos recabados por Pueblo Bicicletero, 2020 fue también el año más violento para las personas ciclistas en Nuevo León, con 22 muertes, la cifra más alta desde que la organización comenzó el registro.

Así José Guadalupe hace frente a los riesgos

A pesar de las medidas de seguridad que haa tomado, José Guadalupe admitió que continúa teniendo problemas con los automovilistas, quienes constantemente intentan invadir el carril de las infancias o hacer un rebase por la vía contraria, aún y con un vehículo cerca. 

“Aún cuando ven que son niños, que están organizados, que están transportándose de un área a otra en bicicleta, no les tienen paciencia, no los respetan, les avientan el carro, es el principal problema”, dijo. 

José Guadalupe encontró algunas soluciones. El grupo sale a pedalear en horarios de poco tráfico, los fines de semana por la mañana o los jueves por la noche. 

Además, ha transformado su vehículo personal en un carro escolta, al que le ha incorporado luces que simulan ser estrobos policiales. 

Durante los recorridos él mismo se encarga de cerrar las calles para que los pequeños puedan circular con menor peligro de que algún auto realice alguna maniobra peligrosa. 

“He tenido que invertir en los aparatos, la gasolina y el tiempo; creo que vale la pena por el cuidado de los niños”, indicó. 

Todo esto ante la perspectiva de comprender que aún no existe cultura vial en su comunidad. 

Aunque su proyecto ha recibido apoyos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, como el donativo de chalecos reflejantes, al poco decidió seguir con el equipo y las actividades de forma voluntaria.

Cuenta que es la única forma que ha encontrado para evitar generar cobros por la gestión de los materiales a los niños y sus familias.  

Como lo ha hecho a lo largo de 9 años, el entrenador se dijo satisfecho de seguir acompañando a los niños y jóvenes de la Alianza Real, y de saber que hasta ahora, ninguno de ellos ha terminado en el mal camino. 

Este reportaje es parte del programa del International Center for Journalists y la Organización Mundial de la Salud, enfocado en seguridad vial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *