Indolencia vial

La indolencia vial de la policía

La Secretaría de Seguridad Ciudadana sigue sin entender que tiene un área mal llamada “Subsecretaría de Control de Tránsito” encargada de vigilar el cumplimiento del Reglamento de Tránsito para reducir accidentes de tránsito.

En México, los accidentes de tránsito generan 16 mil muertes al año en promedio, millones de pesos en atención prehospitalaria y mantenimiento de infraestructura dañada y, también, congestión vehicular.

De primera mano, conozco la labor que ha realizado esta subsecretaría con los pocos recursos que le asignaron, por ejemplo: rescatar el programa de “Educadoras y educadores viales” en escuelas primarias para que las niñas y los niños aprendan derechos y obligaciones de las personas en las vías, de acuerdo con su modo de transporte. 

La implementación de “bici-deltas”, policías de tránsito en bicicletas eléctricas que hacen labores de prevención, por ejemplo, de invasión de ciclovías pero que también han demostrado su utilidad en persecuciones a delincuentes en fuga.

Sin embargo, tanto al subsecretario de control de tránsito Jorge Alfredo Alcocer Rosales como al secretario de Seguridad Ciudadana, Omar Hamid García Harfuch parece que se les ha olvidado que para poner orden en la calle primero deberían ser capaces de poner orden dentro de su corporación.

Preocupan sobremanera dos casos por ser emblemáticos y muy similares: bajo el contexto de la cuarentena por el COVID-19 dos patrullas a exceso de velocidad se pasan la luz roja sin precaución impactando vehículos particulares. 

Una por la zona de Coyoacán y otra por la zona de Chapultepec-Reforma. En ambos casos, los oficiales responsables responden de manera inmediata responsabilizando a las víctimas.

En el segundo (video insertado arriba) incluso se publicó un comunicado en el que responsabilizaban primero a la lluvia y después al conductor que resultó con una fractura de pelvis por la imprudencia del policía conductor. 

Derivado del suelo mojado por la lluvia que se registró esta tarde, en la colonia Juárez, alcaldía Cuauhtémoc, una camioneta impactó contra una unidad oficial de la SSC…

Comunicado de la SSC deslindando responsabilidad del hecho de tránsito.

Es inquietante cómo parece ser “normal” que los policías respondan repartiendo culpas y que su corporación les crea. 

Si no tuviéramos videos o la víctima fuera un reconocido personaje público, como en decenas de accidentes de tránsito, las y los ciudadanos nos veríamos ante un aparato revictimizante en el que, seguramente, terminaríamos como responsables de la imprudencia del policía.

¿Qué podemos esperar de una corporación copada de corrupción y en la que, si no fuera por la viralización de estos hechos de tránsito, seguramente las víctimas serían responsabilizadas?

¿Hasta cuándo García Harfuch y Alcocer Rosales seguirán mimando y dándoles fe ciega a sus elementos que una vez y otra también mienten tan fácil para evadir responsabilidades?

¿Cuántos años más tendremos que esperar para ver una corporación policiaca que se tome en serio su labor de “control de tránsito” con una visión de movilidad integral y seguridad vial y no sólo de “mover coches lo más rápido posible”?

¿Cuándo veremos a toda la corporación tomando cursos de seguridad vial y de manejo defensivo y de ciclismo urbano para sensibilizarlos ante los diferentes modos de transporte que convivimos en la ciudad?

¿Que pasará la próxima vez que un policía provoque un hecho de tránsito con víctimas mortales que no puedan reclamar y demostrar la responsabilidad del funcionario?

Omar Hafid, Jorge Alfredo, no podemos esperar más. ¡Pongan orden ya!

Ari Santillán

Periodista y activista por la movilidad urbana sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *