andar en bici bajo la lluvia

Cómo andar en bici bajo la lluvia

Que caiga agua del cielo no quiere decir que no podamos transportarnos con nuestra bicicleta. Sólo que hay que acentuar nuestras precauciones.

Te compartimos algunos consejos para que llegues a salvo a tu destino, y por supuesto más rápido que cualquier auto en embotellamiento.

Cambio de ropa

Es indispensable ponerte un impermeable. Nosotros te recomendamos que sean tipo sudadera o abrigo. Las capas que no tienen cinturón o broche al frente se abren con el viento o cuando comienzas a pedalear.

Llévate un pants impermeable y una muda en tu mochila. Hay veces que la lluvia es más fuerte o constante de lo que pueda resistir tu impermeable, así que no está de más ir con un pantalón de más.

¿Bolsas en los zapatos? Si lo vas a hacer, déjales la suela libre, si no podrías resbalarte.

¡Cuida tus ojos! Cuando hay lluvia hay viento, y basurita en los ojos!!! Protégelos con unas gafas, las transparentes son lo mejor, así no importa si te trasladas de noche.

Trampas viales

El paso cebra: Los ponen para proteger al peatón, pero además de que ningún auto lo respeta, estas líneas las han pintado con una pintura más resbalosa que el aceite. No frenes sobre ellas, hazlo entre líneas.

Boyas de metal. No sé a quién se le ocurrió hacerlo, pero a veces hay boyas de metal antes de algunos topes.

Son una trampa mortal. Cuando pases por una de estas, echa el cuerpo un poco hacia atrás y estira los brazos. Esto te dará estabilidad y evitarás una visita al suelo.

Topes. La mayoría no están pintados, pero si encuentras uno, no frenes sobre él. Hazlo antes. Recuerda que esa pintura es como la mantequilla

Concreto hidráulico. Es mucho más resbaloso que el asfalto así que toma tus precauciones al frenar y dar vueltas cerradas. Reduce tu velocidad para hacerlo.

Deténganme!!!

Ahora un consejo para frenar con el piso mojado. La adherencia de las llantas con el piso es menor que con el piso seco, así que derrapar puede ser muy peligroso. Frena progresivamente, adelanta tu frenada y hazlo suave. Comienza con el freno trasero y ve aplicando el delantero suavemente.

Bueno, pues ahora salgan y disfruten que el agua es vida. Ah, y si además de la lluvia comienzan los rayos y los vientos fuertes, para y resguárdate hasta que estos calmen. Es mejor invertir un poco de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *