Colnago Mexico 1975

Por qué esta bici Colnago fue bautizada como México

Dentro de las bicicletas hay marcas que se han ganado un lugar especial, un sitio en el que su nombre está labrado con historia, triunfos y muchos kilómetros de esfuerzo. En esa parte especial están los italianos y dentro de los italianos está Colnago, esa marca que decidió grabar el nombre de México en una bicicleta emblemática. 

Ernesto Colnago entró al ciclismo en un oficio fundamental para dar vida a una bicicleta. Su primer trabajo lo obtuvo a los 13 años en 1945 como asistente de soldadura para la marca Gloria, con sede en Milán. Al poco tiempo comenzó a participar en las carreras ciclistas, pero ese papel en el deporte lo tuvo por muy corto tiempo, con sólo 19 años de edad sufrió un accidente en el que se fracturó una pierna, dejándolo fuera de las competencias.

Si bien estaba fuera del pelotón como competidor, Ernesto nunca dejó de participar en el mundo ciclista. Un año después del accidente montó su propio taller y en 1954 fabricó su primera bicicleta. En ese mismo año se convirtió en el mecánico del equipo Nivea, donde corría el ciclista Fiorenzo Magni, a quien le construyó una bicicleta con la que se coronó campeón del Giro de Italia en 1955. Así comenzaron los triunfos de Ernesto Colnago, ganando una buena popularidad entre los mejores ciclistas italianos.

En 1971 llegó al equipo Molteni uno de los mejores ciclistas que ha visto este planeta: Eddy Merckx, quien comenzaría a pedalear las bicicletas de Ernesto Colnago. Un año después, uno de los retos más ambiciosos de la época se había puesto enfrente del “Caníbal” Eddy: romper el Récord de la Hora en la Ciudad de México, una marca cotizada entre los ciclistas de élite por la dificultad que representaba (y sigue siendo así) pedalear a más de 2 mil metros de altitud.

Para ello Ernesto Colnago diseñó y fabricó una bicicleta como jamás se había visto hasta esa fecha. Tubería con menor espesor, potencia de titanio y un peso cercano a los 5.5 kg. Con esta máquina Eddy Merckx batió el récord recorriendo 49,431 km en 60 minutos exactos.

Los triunfos en los que había participado Colnago habían ganado mucha reputación y el mercado comenzó a ampliarse frente a él. Sus bicicletas comenzaron a llegar a Estados Unidos y se crearon modelos de ruta para satisfacer a un boom ciclista que estaba en su apogeo. Así fue que en 1975, creó la Colnago Mexico, en honor a la hazaña lograda por Eddy Merckx en la capital de este país.

Este México llevaba un poste de asiento con los colores patrios grabados en pantografía. Montaba un grupo Campagnolo Gran Sport, rines Mavic GP, asiento San Marco Rolls.

Fue precisamente la Colnago Mexico la bicicleta que el mismo Ernesto Colnago entregó al Papa Juan Pablo II como un obsequio. Si ya de por sí esta pieza era una de las mejores bicicletas del momento, con un chapado de oro de 24 kl no quedaba duda de la calidad de regalo que quiso hacerle al jerarca católico.

Colnago Mexico Oro

Foto: www.speedbicycles.ch/

Poste de asiento Colnago Mexico

Foto: www.speedbicycles.ch/

4 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *