Participación ciudadana

Participación social: una simulación recurrente

La Participación Social es parte del catálogo de palabras que minan los discursos públicos de las autoridades. Desde el surgimiento de los Estados democráticos postindustriales, la participación social se ha institucionalizado como parte esencial de la vida política.






Digamos que, entre otras cosas, ahora también es necesario el procedimiento de participación social y el departamento del mismo nombre en las estructuras de gobierno y las políticas que emanan de él para que un Estado se considere verdaderamente democrático.

¿Pero qué es participación social?

Hay un consenso generalizado sobre el concepto en relación a la organización de individuos o colectividades con el fin de participar en la toma de decisiones sobre asuntos que impactan en sus comunidades.

Sin lugar a dudas, la apertura de espacios para la participación ciudadana o la participación social es un logro de la organización civil, pues obliga al Estado a escuchar y tomar una decisión consensada incluyendo la opinión ciudadana. Sin embargo, también es muy cierto que, como otros conceptos que han nacido de luchas sociales, el Estado le ha cortado su alcance político y transformador, reduciéndolo a un aspecto meramente procedimental. Es decir, hablamos una participación social ya institucionalizada que no cumple con la función de incluir a las ciudadanas organizadas (¡imagínense, ni siquiera hablamos de incluir a las personas no organizadas!) en la toma de decisiones de forma real.

¿Cómo identificar la simulación?

Directamente tiene que ver con la posibilidad de incidir en la toma de decisiones. Un ejemplo bastante claro son los Consejos Ciudadanos o Consejos de Participación (¿les suenan sus Consejos de Vialidad, Tránsito, Movilidad?), una moda en la normatividad actual. La mayoría de los consejos fungen como meros legitimadores de decisiones ya tomadas, pues no se establecen los procedimientos que permitan opinar, proponer, vincular, retroalimentar y aprobar el asunto en cuestión, esto no es un asunto de falta de capacidad sino de voluntad política y mucha pereza. La mayoría de estos ejercicios se reducen a una acotada consulta o extracción de información puntual que forma parte de un resultado inapelable que simplemente se informa previa presentación o publicación. ¡Ah, pero claro! Se anuncia como una decisión, un proyecto o una política que incluyó a muchas organizaciones, que fue participativa.

¿Es posible entablar diálogos reales que posibiliten la participación efectiva en la toma de decisiones?

Sí, pero ha de costar demasiado. Recordemos que el procedimiento de participación social ya está institucionalizado, es decir, se supone que ya estamos incidiendo en la toma de decisiones de forma directa. Sin lugar a duda tenemos que empezar reconfigurando el espacio de participación.

Aquí lanzamos algunas ideas:

  • Cambiar la posición autoridad – activa/organización civil – pasiva, a través de la cual se ha construido la relación (de poder) entre unas y otras.
  • Buscar nuevos espacios físicos de participación: no sólo en las oficinas de las funcionarias públicas durante sus horarios de oficina (que también son los nuestros), ¿qué espacios neutrales hay en la ciudad?
  • Cambiar los formatos acartonados, rígidos y tradicionales que inhiben naturalmente la participación en busca de una horizontalidad real, aunque las autoridades crean que siempre lo saben todo.
  • Utilizar las herramientas digitales para incrementar la participación, provocar ejercicios de reflexión en las calles, ¿cómo pueden participar las personas no organizadas?

Si la ciudad ha de ser un espacios de construcción permanente y colectiva, hemos de procurar ejercicios que promuevan una incidencia real, y no una mera simulación que legitima y refuerza las estructuras de poder tradicionales.


Textos consultados

Duarte Moller, A., & Jaramillo Cardona, M. C. (2009). Cultura política, participación ciudadana y consolidación democrática en México. Espiral (Guadalajara), 16(46), 137–171.

Norris, P. (2002). La participación ciudadana: México desde una perspectiva comparativa. ponencia magistral presentada el, 15.

Paisaje Transversal Blog: ¿Cómo podemos institucionalizar las prácticas emergentes? (s/f).

Participación Social. (s/f). Recuperado el 11 de abril de 2016

Foto de apertura: Coalición Cero.

Related posts:

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *