Av. Revolución

Murió en Avenida Revolución, quedará una bici blanca más

Texto: Ari Santillán*

¿Existe otra manera de decir lo que ya se ha dicho hasta el hartazgo? ¿Hay alguna forma de expresar en letras lo que siente una familia que acaba de perder a uno de sus miembros, lo que sienten sus amistades al saber que nunca volverá a ser lo mismo?

Apenas el pasado 1 de octubre Jorge Rocha fue asesinado mientras cruzaba Av. Revolución por Av. de la Paz, al sur de la Ciudad de México. De acuerdo con testigos, él –rodando en su bicicleta– y una pipa de PEMEX circulaban por Av. de la Paz; al llegar a la intersección con Av. Revolución, Jorge siguió de largo para cruzarla, pero la conductora de la pipa giró a su derecha para incorporarse en Revolución dirección sur.

La pipa tiró a Jorge –que se encontraba en un punto ciego del camión–, testigos gritaron e hicieron señas a la operadora para que detuviera su marcha, sin embargo, apenas Jorge se incorporaba de la caída cuando la pipa de PEMEX siguió su camino y terminó de arrollar a Jorge hasta la muerte.

¿Cómo entendemos que nadie sale de su casa esperando morir en un accidente de tránsito? ¿Cómo explicamos a la familia de Jorge que “fue un accidente”, que la operadora de la pipa “no se fijó”, “no se dio cuenta”?

¿Cuántas veces hemos dicho o escuchado un “perdona, no me fijé” en las calles sin importar cómo nos traslademos?

Requerimos no sólo mayor y mejor infraestructura; también que las leyes nos protejan. No hay que encontrar el “hilo negro”, ya son bastantes los países que castigan la “conducción temeraria” y en los que es posible tipificar un atropellamiento como “homicidio culposo”. Aquí, nuestras autoridades siguen exactamente el mismo protocolo si es un choque “laminero” o un “besito” que si un autobús arrolla a un ciclista.

Claudia Sheinbaum, Andrés Lajous: No queremos que una sola persona muera por trasladarse en bici, en auto, a pie o en transporte público. Queremos un pleno respeto a nuestros derechos a la ciudad, a la movilidad, a la vida y a la salud. Tienen una chamba enorme pero ya hay trabajo previo, sólo falta que ustedes tengan la suficiente voluntad.

A partir del 5 de diciembre, sépanlo, cada muerte en un accidente de tránsito en esta ciudad será completamente su responsabilidad.

*Ari Santillán, coordinador de proyectos de comunicación en CityEs! y Defensor de las personas atropelladas en la Alcaldía de la Bicicleta CDMX.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *