seguridad vial

México no está cumpliendo compromiso de seguridad vial con la ONU

A tres años de la fecha establecida por la ONU para cumplir compromisos internacionales de seguridad vial, México presenta retrasos importantes para lograrlos. 



Grupos ciclistas y expertos en temas de seguridad vial urgieron a los diferentes órdenes de gobierno a tomar acciones concretas, como la aplicación de la “Visión Cero”, para cumplir con el objetivo que México firmó ante la ONU para que en 2020 se hayan reducido en 50% el número de muertes y lesiones por choques y atropellamientos, en el marco del Decenio de Acción para la Seguridad Vial.

“A tres años de llegar a la fecha pautada, el país carece de una Ley Nacional de Seguridad Vial y de una Agencia Nacional responsable del tema que registre muertes y lesiones de una manera sistematizada y confiable”, consideró Alma Chávez Guth, fundadora de la asociación civil Víctimas de la Violencia Vial.

“Hay varios puntos de acuerdo en la Cámara de Diputados que piden a los estados que garanticen la seguridad vial, y la reciente Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano ofrece un nuevo marco normativo hacia el mismo propósito”, agregó Chávez Guth.

Los grupos ciclistas y expertas en el tema señalaron esta semana que es necesario que los diferentes órdenes de gobierno den seguimiento a estos puntos legislativos para su adecuada implementación. Una política pública nacional de seguridad vial elaborada bajo la “Visión Cero” daría los mecanismos necesarios para que los gobiernos y las dependencias federales involucradas puedan cumplir con las metas de seguridad vial establecidas.

Qué es la Visión Cero

La “Visión Cero” es una estrategia que se ha adoptado a nivel internacional para adecuar las calles, carreteras, vehículos y reglamentos de tránsito, teniendo como máximo rector proteger la vida de los usuarios de la vía pública.



La exigencia es que se adopte esta estrategia en las ciudades mexicanas para que en un futuro nadie muera ni sufra lesiones para toda la vida en las calles y carreteras.

Un buen diseño vial no solo salva vidas, también propicia la regeneración del tejido social al devolverle a las calles su condición de espacio público, fomentando ciudades inclusivas, seguras, sostenibles y resilientes, tal como lo señala la Nueva Agenda Urbana impulsada por la ONU.

“Es una prioridad impostergable que modifiquemos el diseño de calles a nivel nacional, para priorizar la movilidad activa y no morir atropellados en los traslados a pie o en bicicleta”, puntualizó Yazmin Viramontes, de CAMINA-Centro de Estudios de Movilidad Peatonal, A.C.

Related posts:

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *