Mecánico de bicis del mercado Medellín

Los mecánicos de bicis del Medellín

Dentro del mercado Medellín se mueve un ejército de repartidores que llevan carne, verduras y frutas a negocios y casas de las colonias Roma y Condesa, y también un par de señores que se encargan de tener las bicicletas con las que mueven la mercancía, en las mejores condiciones. Ellos son los mecánicos del Medellín.



Hace unos 20 años que Sergio Alejandro Durán se encarga de mantener en las mejores condiciones posibles las bicicletas de los repartidores del mercado Medellín, ubicado en la colonia Roma Sur de la Ciudad de México.

El oficio de Mecánico lo comenzó desde que tenía 6 años de edad. “Yo soy de Fresnillo, Zacatecas, y ahí cuando era niño tenía unos amigos que si se portaban mal los mandaban al taller de bicicletas de su papá a trabajar y pues yo los acompañaba. Así comencé a aprender, nomás viendo”.

“Empecé a armar bicicletas antes de aprender a pedalear” .- Sergio Durán

“Cuando me vine a vivir a la Ciudad de México puse mi taller a unas cuadras del Mercado Medellín y mis clientes eran principalmente los locatarios. Aquí en el mercado había un señor que tenía el taller. Ya era grande y cuando falleció, los locatarios me insistieron en que me pasara yo para acá”, recuerda el señor Sergio.

El taller de bicis se encuentra en la parte trasera del Mercado Medellín, en la avenida que lleva el mismo nombre. Comparte el espacio lado a lado con el basurero, donde se separan los residuos orgánicos e inorgánicos de este tradicional centro de abasto de la Roma.

Los mecánicos del Medellín ajustan las bicicletas de los repartidores del mercado

En la parte trasera del Mercado Medellín, convive el patio de residuos con el taller mecánico de bicicletas.

Aquí nunca se acaba el trabajo

Mientras Sergio me platica cómo se inició en el oficio de mecánico de bicis, arregla una cámara que está ponchada. Luego llega un señor con una bicicleta rodada 28″ a preguntar si tiene la contrarrosca de un eje de centro Shimano. De un bote saca dos piezas y le dice que no se las puede vender porque son chinas y sabe que se le van a romper, que ahorita no tiene de las buenas.

“Afortunadamente aquí siempre hay trabajo. Ya sea parchar una bici o darle servicio completo, siempre hay algo que se les está haciendo para que las bicis estén bien y las puedan usar los repartidores”, afirma Sergio.

Además de ajustarlas también las arma. Le llevan bicis para que las refuerce y les sirvan para mover mercancía. “Estas bicis deben aguantar mucho peso. En ellas llevan carne, verduras, frutas y si a eso le sumas al cristiano, pues sí cargan bastante. Las tipo turismo de fábrica no aguantan, ahora sus rines son de hoja de lata; yo les tengo que poner unos de triple pared y soldar unas torres para cambiar los frenos. Los frenos de varilla no te aguantan”, explica.

Los mecánicos del Medellín ajustan las bicicletas de los repartidores del mercado.

Sergio lleva más de 20 años reparando y reforzando las bicicletas de los repartidores del Mercado Medellín.

Cuando me explica esto toma dos tijeras, una en cada mano. “Esta de aquí es china, cuesta 150 pesos, esta otra es mexicana, ¿sabes cuánto cuesta? 380 pesos. Cada vez hay menos marcas mexicanas, aunque son mucho mejores. Aquí los que ya saben me piden las mexicanas, porque las chinas las tienes que cambiar tres veces y al final les sale más caro. El repartidor que conoce siempre pide las mexicanas”.





A su lado está su hermano Juan Antonio quien llegó unos años después que Sergio a la Ciudad de México y se unió al negocio. Entre los dos sacan la chamba diaria. Todos los días abren a las 10:30 de la mañana y cierran a las 8 de la noche.

Además de ser taller mecánico, este lugar funge como pensión para bicis. Los locatarios guardan ahí sus bicicletas. “No son propiedad de los repartidores, muy pocos llegan aquí en bici”. Caben unas 30 bicis colgadas de unos ganchos. Ahí quedan pendiendo durante la madrugada, esperando a que el sol salga nuevamente y el mercado Medellín cobre vida.

Los mecánicos del Medellín ajustan las bicicletas de los repartidores del mercado.

Las bicicletas cuelgan de unos ganchos, donde las guardan los locatarios.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *