Ciclista atropellado en Ciudad de México

Mancera, culpable de cualquier incidente vial

Desde la publicación del nuevo Reglamento de Tránsito de la ahora Ciudad de México, la calle, en lugar de convertirse en un espacio más armónico, se ha convertido en un rin de boxeo, y no es que el RTDF sea el culpable, más bien creo que es la falta de un réferi-autoridad que lo haga cumplir.

Cuando se anunció la creación del RTDF, como el primero en Latinoamérica redactado bajo el concepto Visión Cero, pensamos que finalmente los peatones y ciclistas tendrían un mejor entorno para poder cumplir un derecho básico: moverse de un punto a otro sin poner en riesgo sus vidas.

Casi dos meses después de la entrada en vigor, lo único que se hace visible es una lucha, entre los usuarios de la calle que están cansados del desorden y los que no quieren comprender que la calle es un espacio público que se debe compartir en harmonía.

Ayer mientras daba un paseo con mi perra, me encontré con una camioneta estacionada en la banqueta, cubriendo toda el área del cruce peatonal, incluyendo la rampa para silla de ruedas. La camioneta tenía ambas ventanas del frente cubiertas con un “parasol”, así que le toqué dos veces el cristal para que saliera el conductor y pedirle de favor que moviera la camioneta de ese lugar.

Al bajar, y antes de que pudiera hacerle mi petición, el chofer, con una actitud de prepotencia me amenazó con golpearme, diciendo que yo no era nadie para pedirle que se quitara de la banqueta. Después de una larga discusión y gracias a tres ciclistas que se acercaron para sumarse a la petición de que quitara la camioneta de la banqueta, esta persona desistió y pidió a su compañera que moviera el auto. En todo este episodio no hubo una sola patrulla o personal de Tránsito que estuviera ahí para hacer valer el Reglamento, y evidentemente no estuvo antes, cuando esta persona decidió estacionarse sobre la banqueta.

El mismo día, Javier Hidalgo, director de Gestión Ambiental de la delegación Cuauhtémoc, fue amenazado dos veces con ser golpeado, por pedir que quitaran un auto de un cruce peatonal y una pipa de gas de una ciclovía.

A finales del mes pasado, el “Comandante Hernández” del canal de videos de YouTube Los Supercívicos, fue golpeado por acercarse y grabar a un taxi que tenía el cofre abierto para justificar que estaba estacionado en el paso cebra.

En el rin de boxeo en que se ha convertido la calle, no existe réferi, y el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera parece no tener claro cómo aplicar el Reglamento que hasta el momento sólo existe en el papel, pero no en la práctica. Ni si quiera ha podido consolidar una Secretaría de Movilidad, misma que creó el año pasado sin presupuesto y sin equipo para operar.

Los grupos ciudadanos organizados, principalmente ciclistas y colectivos en pro de los derechos del peatón han puesto la pauta para dar avances en generar mejores condiciones para transitar en las calles, pero finalmente la aplicación de un reglamento recae en la autoridad, que como bien señaló el “Comandante Hernández” en una de sus publicaciones, es de puro peluche.

Cada día son más las personas que están haciendo valer el reglamento de tránsito, poniendo en riesgo su integridad física. Considero que si estas acciones, o el mero hecho de transitar por la calle, resulta en un incidente, debemos señalar como culpable al ciudadano que está al frente de esta sociedad llamada Ciudad de México: al jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera.

Si anunció con bombo y platillo la Visión Cero, debemos exigir entonces que se cumpla el principio de esa filosofía: Cero muertes por incidentes viales. Si llega a ver una, ya sabemos quién es el culpable.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *