puestos de tacos

Cómo los puestos de tacos descomponen automóviles

Excusa. Razón o argumento que se da para justificar una cosa, en especial una falla, un error o una falta para demostrar que alguien no es culpable o responsable de algo.

Termo para café

Publicidad

Así se define esta palabra que en las calles de México se sintetiza en una escena muy cotidiana, tanto que podría ser parte de la identidad del país.

Como el organillero en el Centro Histórico de la Ciudad de México, el carrito silbador de los camotes, el “fierro viejo que venda”. Así es el automóvil que con el cofre abierto, sirve de excusa para el conductor que no resistió hacer un parada rapidita para chingarse unos tacos.

He visto taxis, patrullas, autos familiares… todo tipo de vehículo que no escapa de descomponerse justo frente a un puesto de tacos.

Tengo ya la sospecha de que el vapor que suelta el suadero tiene algún efecto negativo en la combustión interna de los motores. Y claro está, mientras llega la aseguradora o el mecánico, habría que aprovechar el tiempo echándose un par con todo.

puestos de tacos

Principales sospechosos de que los autos de descompongan…

Tan común es esta situación, que cuando se construyó la ciclovía de Av. Revolución, los taqueros, que son buenos samaritanos que alimentan a aquellas personas aplastadas por el infortunio de quedarse varados, protestaron enérgicamente.

¡Cómo sería posible que justo en el sitio donde suelen descomponerse los carros, iban a poner un carril exclusivo para ciclistas! Pero qué tontería. ¡Vamos a quebrar! Pensaron.


Lo que no se imaginaban es que el ciclista, aunque no lleva motor de combustión interna en su vehículo, también necesita echarle suadero al tanque, porque si no, se desviela.

Y así una vez más, se demostró que el automóvil no es el rey del comercio y que el ciclista da vida a las calles, a los taqueros y no estorba.

Rompevientos ciclismo

Related posts:

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *