La cultura ciclista de la CDMX sí es comparable con Ámsterdam: Maud de Vries

Ciudad de México (Cletofilia).-  En una casa de la Condesa, Maud de Vries , cofundadora de BYCS, me recibe feliz. Esta holandesa de cara rechoncha y jovial es la artífice de la Segunda Cumbre de Alcaldes de la Bicicleta, que su organización promueve para potenciar cambios globales en torno a la bicicleta y transformar positivamente a las ciudades.

Ya ha pedaleado la ciudad, de hecho, aún no supera la impresión de pedalear junto a un camión de carga que ni siquiera se hizo a un lado al rebasarla. En Holanda, claro, deben detenerse detrás de los ciclistas, pero esto es México.

– ¡No somos Ámsterdam! Ustedes tienen una cultura del respeto que aquí no hay, le digo, pero Maude revira:

––Es un error pensar así. No, la Ciudad de México no es Ámsterdam, pero claro que tienen su propia cultura ciclista. Y en ciertos momentos la gente y al final el gobierno han tomado la decisión correcta al promover el ir a trabajar en bici, pero desde antes muchos trabajadores se transportaban en ella. Creo que de hecho la situación es comparable a la de Ámsterdam y por eso queríamos organizar la segunda cumbre de alcaldes en la Ciudad de México, para que todos ellos pudieran verlo y reconocer que puede pasar en todos los países, no solo en Ámsterdam. Verdaderamente creemos que puede pasar en todos lados.

C: Es importante que lo diga, porque muchos descalifican el movimiento ciclista local diciéndonos ‘¿Pinches ciclistas que se creen en Holanda o qué?’

––Me pasa mucho cuando estoy en mi ciudad mucha gente cree que es Disneylandia (¿Cletolandia?) y que no puede pasar en otro lado, por eso queremos tener casos fuera de Ámsterdam.  Ahora estamos trabajando en el distrito de negocios de allá, construyendo estaciones parecidas a las de Ecobici, necesitábamos construir algo así, pero ahora que ya está construido mucha gente no accede a él porque las calles siempre están en construcción o abiertas y no se dan cuenta que es más fácil llegar allá pedaleando, así que no necesitan volver al auto. Si ya te subiste a la bici, a cualquier edad, ya no necesitas volver al auto. Ir del centro de Ámsterdam al distrito de negocios te toma en bici 75 minutos, algunas veces si vas rápido puedes hacer 50 pero eso es todo. En cambio en auto tardas de 50 minutos, eso si no hay algún cierre o retraso porque puedes hacer hasta dos horas en el auto.

C: Bueno, aquí es lo normal tardar dos horas de trayecto en auto a cualquier lugar.

––¡Exacto! Y sabes, eso es extraño. Hicimos investigaciones sobre cómo han cambiado patrones de conducta ahí y campañas y estudios de salud mental de los trabajadores de esos corporativos y encontramos a mucha gente quemada o con depresión y claro que hay muchas pruebas de que pedalear cambia tu ánimo. Creo que es muy importante tirar a que haya más bicicletas en México porque eso hará un lugar mejor, feliz y saludable.

C: ¿Alguna idea surgida de su estancia en la Ciudad de México?

––Sí, dime ¿qué exactamente pasa con el metro si la gente quiere llevar la bici más allá de la entrada? Porque lo que vi es más innovador que en Ámsterdam: los estacionamientos de bicis dentro de la estación. La gente puede montar hasta la entrada y colgarlas, ¿no?

C: Bueno, solo algunas estaciones de la línea naranja y los domingos puedes ir en los últimos vagones con las bicis.

––Sí y es increíble, llevaré la apuesta a Europa, tal vez podamos hacer mejor a Ámsterdam. Es importante para nosotros aprender de los demás, porque si es más fácil para ustedes pedalear hasta la entrada del metro. Nosotros tenemos ahora un excelente sistema de metro y si solo cuelgas tu bici y te vas sería más rápido y simple.

La Ciudad de México, ¿un referente?

En la Cumbre la frase que más se escucha es “Si pasó en México puede pasar en cualquier lado“. Hay que tomarlo como un cumplido (¡que lo es!) y tratar de verlo a través de sus ojos. Es una bonita idea eso de que los ciclistas realmente cambian las ciudades, le digo y Maud -que en Ámsterdam tiene en su haber once bicicletas, una de ellas con tres sillines para niños y una canasta- lo cree totalmente.

C: A dos años del Programa de Alcaldes  de a Bicicleta ¿cuáles son sus logros y retos?

––Nuestro reto principal es 50by30, (que en 2030 la mitad de los viajes en la ciudad se hagan en bicicleta). Muchos creen que es de locos, pero sé que aquí solo dos por ciento de los viajes se hacen así. En Ámsterdam tenemos un 69 por ciento, es mucho más, pero en los suburbios apenas llegamos al 26 por ciento, es muy bajo, entonces tenemos mucho que hacer. Muchas ciudades están así, pero creemos que podemos doblarlo. Eso creemos en BYCS.

Empezamos en 2016, con la elección Ana Luten  y entonces creamos esta figura, cumple más una función cultural porque en realidad muchos ya tienen años en el activismo, peleando por la calle, pero esa lucha es diferente, aunque en todas tenemos que asegurarnos de no volver atrás. Al mismo tiempo ahora tenemos scooters y otras aplicaciones que están creciendo, pero esa clase de activismo ya es diferente a tener que pelear por la calle, por eso lo consideramos positivo. Solo decimos ‘Oye, esta es una bonita solución y las ciudades harán su elección, es más fácil’. Los alcaldes de la bici pueden telefonearse con gente importante, embajadores e incluso alcaldes, son las personas perfectas en medio del público y el gobierno. Creo que sobretodo porque es un iniciativa global ha cobrado importancia.

Estamos aquí porque queremos dar el siguiente paso en el programa, necesitamos interesar a más ciudades, lanzar una especie de competencia o algo por el estilo y generar índices del impacto para interesar a más lugares. Ahora nos llaman y nos dicen ‘Oye es una excelente iniciativa queremos tener un alcalde’. También queremos mostrar qué significa tener un alcalde de la bicicleta en una  ciudad, por eso trabajamos con talleres de liderazgo, de narración, para ver cómo esas historias locales pueden ayudarnos a conseguir las metas que nos proponemos.

C: El siguiente paso para Maud es crecer la red de ciudades Hay actualmente 17 alcaldes de la bicicleta, no todos vinieron a México, pero al final del año espera entusiasmar a 50 y para el siguiente año llegar a 200.

––Por ejemplo en India apenas tuvimos un alcalde y ahora ya hay tres. Ahora hasta el vicepresidente indio quiere conocerlos. Es emocionante.

Areli Carreón es un buen ejemplo de lo que queremos con los alcaldes, que es buena en compartir el mensaje y tiene abiertas tantas líneas con el gobierno que hasta se ha propuesta crear la figura del Alcalde de la Bicicleta en el gobierno.

Originalmente los alcaldes se quedan dos años, pero estamos viendo la posibilidad de extenderlo con la gente que ha funcionado, tal vez nos ayuden a ser embajadores de su región y luego del continente.

C: ¿Cambió en algo tu visión de México?

No, porque ya sabía del ruido y la contaminación, pero aún creo que México es tan tranquilo y relajado, realmente siento que si el gobierno se diera cuenta, sería mejor. Tenemos que seguir moviéndonos y la bicicleta es el mejor instrumento.

C: Según la ONU solo nos queda hasta el 2030.

––Vamos a decirles, iremos a Japón a fin de mes, hablaré ante el Consejo, nos han invitado a hablar del programa, es emocionante. Creo que seremos más fuertes. Porque somos una ONG y ante los alcaldes seguimos siendo “de la gente”, pero con el apoyo de la ONU podemos ser más fuertes. Tenemos la puerta abierta, llevaremos también el programa de alcaldes junior. Ya tenemos uno, queremos verlos en acción, ellos tal vez lo logren.

C: ¿De verdad crees que lo que pasó en la CDMX fue un milagro?

––Nooo, fue la gente luchando por ello, puedo verlo y realmente funcionó, me hace muy feliz ver a toda esa gente en bicicleta, aunque solo sean el dos por ciento. Es la forma en que crecemos, empezamos con un alcalde y ahora como te dije, y luego algunos serán cabezas, creo que ya casi están ahí, necesitamos empujar más, pero si pensamos que todo lo que queremos que pase en el mundo puede pasar como aquí es genial. Sí, mantengan la fe, continúen soñando.

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *