Hacer obligatorio el uso del casco, no disminuyó lesiones en ciclistas: estudio

La implementación de sistemas de bicis compartidas, lejos de ser un peligro para la seguridad de los usuarios como pretendía hacer ver un estudio del Dr. Fred Rivara, elaborado en 2012, genera mayor seguridad al aumentar el número de ciclistas en las calles.

En diciembre de 2012, el Dr. Fred Rivara alarmó a la comunidad ciclista con un estudio que publicó, en donde afirmaba que la propagación de los sistemas de bicicleta pública desencadenarían una carnicería humana. Según Rivara aumentarían hasta un 14 por ciento las lesiones en la cabeza debido a la puesta en marcha de sistemas de bicicletas públicas ya que los usuarios no usaban casco.

Pero esta no fue la primera vez que Fred Rivara vaticinara el colapso de las instituciones médicas debido a la atención de lesiones en ciclistas. Ya en 1989 dio su primera señal de alarma aseverando que el casco reduciría en 85 por ciento las lesiones en la cabeza de los ciclistas. Hecho que no pudo ser comprobado científicamente.

Y mientras que sus estudios fueron muy criticados por sus métodos y conclusiones, aquello no impidió que los legisladores de algunas ciudades aprobarán las leyes del casco obligatorio.

Pero tras la aprobación de las leyes del casco, ocurrió algo curioso: No hubo cambios en la tasa de lesiones o muertes en ciclistas. Por ejemplo, un estudio de la Canadian helmet legislation in the BMJ states señala: “no hemos podido detectar un efecto positivo a partir de la legislación del uso del casco que corrobore la disminución en lesiones en la cabeza relacionadas con el ciclismo”.

Otro estudio de la Australia helmet legislation confirmó: “No hay pruebas claras que impliquen el uso del casco con la disminución de lesiones en la cabeza de ciclistas” –Por cierto Australia es el laboratorio perfecto ya que en todo el país el uso del casco es obligatorio-. El hecho de que no se detecte ningún cambio no es de sorprender, más que al propio Rivara, quien asegura que el casco es 65 por ciento eficaz contra los accidentes que involucran una colisión entre un ciclista y un automotor, sin ningún estudio científico que lo avale.

Sin embargo en ciudades donde el uso de sistemas de bicicleta pública se ha generalizado y el aumento en todo tipo de bicicletas rodando en las calles es comprobable mediante conteos sistematizados, la realidad ha demostrado que: entre más ciclistas hay en las calles el número de accidentes ha descendido hasta en un 8 por ciento en comparación a años donde el número de ciclistas era menor.

Fuente: CityLabVox con un studio de American Journal of Public Health

Fotos: Vox,Citylab, NPR

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *