Día mundial sin auto México

Día mundial sin auto, el llamado a la calidad de vida

Que se haya decretado un Día mundial sin auto da cuentas de que su uso deja más perjuicios que beneficios a la sociedad. El automóvil usado a gran escala, como lo hacemos en México, se convierte en uno de los productos más dañinos y que más muertes ocasiona en nuestro país. 

Desde la década de los 90 se comenzaron a idear las jornadas mundiales sin automóvil, primero en Islandia, Francia y Reino Unido. Luego Colombia alzaría la mano en América Latina. Y a partir de hoy, México se suma a esta acción que más que un llamado a la conciencia, es una medida de urgencia ante los pésimos niveles de calidad de aire, las muertes por incidentes viales, el ruido y las horas laborales perdidas por congestionamiento vial.

Bajar a la gente del auto y subirla al transporte público, a la bicicleta o inclusive hacerle ver que puede caminar, parece casi imposible en una sociedad que ha sido expuesta a la publicidad millonaria de la industria automotriz.

Las imágenes del personaje exitoso que conduce con una mano al volante mientras su otro brazo reposa en el filo de la venta, avanzando en una ciudad sin autos, sigue cautivando a la gente que se topa con un panorama totalmente alejado de esa fantasía.

Los más incautos, quienes usan el auto para ir todos los días al trabajo, aunque éste les quede a menos de 10 km de distancia, gastan más de 27 mil pesos al año sólo en gasolina, más lo que tenga que dar de mensualidad, porque al contado no lo compra…

La industria automotriz lucha por crecer hasta donde las ciudades se lo permitan. Con todos sus esfuerzos, a nivel nacional sólo un 30% aproximadamente usa el auto para moverse a diario, cantidad suficiente para tener a México en constante crisis ambiental. No olvidemos que mueren unas 9 mil 300 personas al año sólo por respirar aire contaminado, y que la primera fuente son los gases emitidos por los vehículos motorizados.

Aún así, el año pasado la venta de autos en México retrocedió 4.6%. Analistas señalaron que la principal causa fue el incremento de la gasolina, pero sería importante hacer un análisis no sólo de números, sino de personas. ¿Qué tantas personas se bajan del auto porque los traslados en él son cada día más estresantes y lentos?

El peor enemigo del automóvil es el automóvil. El tráfico lo hacen ellos, no las bicis ni los peatones. Al contrario, cada carril de bici que sustituye una línea de estacionamiento de autos, desahoga las vialidades y mueve gente sin emitir gases.

Ojalá que las ciudades que aún no experimentan viajes a su trabajo de más de una hora, a bordo de autos de última tecnología circulando a 12 km/h, comiencen a pensar en formas de moverse más eficientes. Devolverle la capacidad a sus ciudadanas de moverse por su propia fuerza: caminar, andar en bici, patineta…

Un día mundial sin auto es un llamado a actuar, con el tiempo pisándonos los talones, para que podamos salvar nuestra calidad de vida en las ciudades.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *