De las redes sociales al Ajusco en bici

La publicación de un meme en Twitter desató una serie de retos entre ciclistas que terminó en una carrerita y una buena convivencia. Esas cosas que la bicicleta ocasiona.




Hace dos semanas Fernando García (@ferfisfer) publicó el tweet que puedes ver abajo, donde prácticamente dice que los “ruteros son unos perros flacos”…

Eso ardió a más de uno, todo en buena onda. Y en esa ola de “ofendidos” salto la cuenta del programa de radio @BicitlanRadio.

El hilo de respuestas se hizo tan largo que parecía un “cadáver exquisito” digital. Hasta las cuentas que no estaban involucradas se metieron.

Y al final del día y cientos de “tuits”, se propuso dejar los celulares y computadoras a un lado y vernos para rodar, a ver si era cierto que le daban a los pedales.

Vámonos al Ajusco

Se fueron formando dos equipos. Por un lado los que le daban la razón a Ferfis, y por otro los que defendían el orgullo de ser ruteros flacos… bueno y también se sumaron los que no son muy flacos precisamente.

De las redes sociales al Ajusco en bici

Zopi y Ferfis frente a frente, sin celulares ni computadoras de por medio, en el estacionamiento del Colmex.

Se acordó reunirnos el domingo 10 de junio en el estacionamiento del Colegio de México y subir hacia el puerto más alto del Ajusco: el Valle de las Cantimploras, en la Ciudad de México.

Por supuesto hubo representación de Cletofilia. No me iba a quedar fuera de este legendario reto.

Así que ahí estuvimos a las siete de la mañana enfundados en licra, casco y lente deportivo. Creíamos que llegarían unas 10 personas al reto, pero cuando se trata de pedalear y ver quién es mejor, en lo que sea, las convocatorias son muy concurridas.

A las siete y media ya eran 25 ciclistas entre hombres y mujeres quienes estaban en el punto de encuentro.

De último momento llegó un ciclista más, quien sería protagonista de este duelo. Eduardo, que llegó pedaleando desde Texcoco, o sea que ya se había rifado unos 40 kilómetros para llegar a la cita, de la que se enteró escuchando el programa de Bicitlán Radio.

De las redes sociales al Ajusco en bici

Eduardo López, originario de Zacatlán de las Manzanas Puebla, en la cima del Valle de las Cantimploras.

Su máquina, una bicicleta “turismera” rodada 28 pulgadas con una sola velocidad. Acero puro en el cuadro y en las piernas de Eduardo López, que comenzó a subir como si fuera montado en una liviana bicicleta de fibra de carbono.

Delante de él Ana Puga que lleva fuego en la sangre, y su compañero Ireneo, pura juventud con sólo 17 años y un año de militar en el equipo juvenil de la UNAM.

Detrás, las personas más valientes, algunas de ellas con bicis de montaña, otras con piñón fijo o una sola velocidad, y todos con ganas de retarse a sí mismos y regresar por unos chilaquiles a la lonchería La Cadencia.

Un duelo de primera categoría

En una época en la que el contacto humano puede ausentarse por días, y sustituirse por letras en pantallas brillosas, tener un pretexto para vernos las caras y saber quién es @fulanoOfulana es gratificante.

De las redes sociales al Ajusco en bici

Foto: @BicisAntiguasMX

A veces creo que socializar sin utilizar una “red social” digital es un acto “vintage”, que llega a espantar a algunas personas. ¡Hay que vernos las caras y tocarnos!

Luego de coronar la cima, nos fuimos reuniendo uno a uno en una cabañita donde venden quesadillas y café de olla. Comenzamos a escuchar las narraciones de cada una y a quitarnos el frío que se colaba a través de las licras.

Sobre el reto entre Fer y Zopi había dudas. ¿Había ganado un equipo o el otro? ¿Realmente interesaba? En realidad lo que todos queríamos era rodar nuevamente. “Fue empate y necesitamos una revancha”.

Consensuado ese tema, comenzamos la segunda parte de la rodada, la pregrinación de bajada  hacia la Colonia Roma, donde La Cadencia nos esperaba con chilaquiles y bebidas para las seis primeras personas que habían coronado el Ajusco, entre ellas el tenaz Eduardo y su bici 28.

El regreso fue todo dulzura, compañerismo. Esperar al que había ponchado, al que se había pasado una calle… Y así llegamos en bola a La Cadencia a reabastecer el tanque.

De las redes sociales al Ajusco en bici

Foto: @BicitlanRadio

Queremos la revancha

Si los ciclistas de montaña son puro músculo y los ruteros puro cartílago con hueso, eso aún queda en duda. Lo que sí es claro es que nos gusta pedalear y más si hay bola, y mucho más si hay morbo por saber si somos capaces de subir esa carretera que se empina cada vez más.

Así que estamos listos para la revancha.

 

2 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *