Cosas que odiamos como ciclistas

Cosas que odiamos como ciclistas, y que deberían saberlo

No es que seamos extraterrestres o illuminati, simplemente elegimos un modo de transporte económico y eficiente, y hay cosas que odiamos como ciclistas y que tal vez, nadie les había dicho.

Foto: Mikael Colville-Andersen (Bajo Licencia Creative Commons)


 Que nos toquen el claxon

En primer lugar deberían saber que tenemos derecho a ocupar todo el carril completo de la extrema derecha. No necesariamente ir pegaditos a la banqueta. Así que por favor, ni haciéndolo cortito y con una sonrisa en la cara. Por favor, ¡no nos toquen el maldito claxon!

Adentro de tu auto no lo escuchas como se escucha afuera. Cuando nos tocas el claxon en lugar de provocar que nos movamos o volteemos a ver quién viene, lo único que haces es romper toda nuestra concentración, que es básica para poder ir en equilibrio.

En lugar de tocar, reduce tu velocidad, espera a tener 1.5 m de espacio para rebasarnos o simplemente ten un poco de paciencia y conciencia para recordar que todos compartimos la calle y todos tenemos derecho a usarla.

Que coloquen placas de acero para cubrir baches

No sé quién tuvo la “maravillosa” idea de colocar planchas de acero en las zonas de reparación en las calles. ¡Son mortales! Y mucho más si están en la Ciudad de México o cualquier otra ciudad donde llueve todo el tiempo.

Pasar por una de esas planchas es un reto innecesario para los ciclistas. Sí, somos muy habilidosos, pero no hay que ponernos a prueba de esa forma. Mejor pónganle buen concreto a las calles y déjenlas en buen estado de una vez por todas.

Con eso te hubieras comprado un coche

Levante la mano a quien le hayan dicho alguna vez en su vida “con eso te hubieras comprado un carro güey”. ¿Qué parte de “elegí una bicicleta precisamente para bajarme del auto” no entendiste?

Además, la bicicleta para ciudad más cara que te puedas encontrar no cuesta lo de un auto del año. Y, por si fuera poco, por lo menos en mi caso, usar la bici me ahorra unos 30 pesos diarios de transporte. Y supongo que serían unos 500 mensuales de gasolina. Así que no. No cambiaría mi modo de transporte cotidiano por un auto.

Cosas que odiamos como ciclistas

Esta preciosa Moulton, cuesta más de 60 mil pesos, por ejemplo.

Olvidar el impermeable y las salpicaderas

Sí, es bonito rodar con la brisa besando tu rostro, levantar las manos y mirar hacia arriba… Y aunque ya he dicho que prefiero mojarme en bicicleta que ahogarme en el tráfico seamos honestos, cuando la lluvia te sorprende y no tienes ni una bolsa de plástico para cubrirte los pies, se puede convertir en algo enfadoso.


Hay cosas que como ciclistas de ciudad no podemos olvidar nunca: luces, buenos frenos, mochila y el impermeable. Y si no quieres llegar con una sensual raya de lodo en las nalgas que suba hasta la espalda media, entonces también es necesario un par de salpicaderas.

Olvidar el candado o perder la llave

Oh sí. Sé que no soy el único al que le ha pasado. Cuando llegaste a tu destino y te das cuenta que tu candado no está ahí, en el lugar donde siempre lo has colocado… O no encuentras la llave por ningún lado y buscas en las bolsas traseras del pantalón, en la sudadera, en las 200 mil bolsas de tu mochila.

Si no vas con alguien más que se apiade de ti y te comparta de su cadena, entonces estás en graves problemas. No dejarás por nada del mundo tu amada bicicleta sin cadena en la calle. Eso, puede hacernos pasar un mal rato.

Que invadan la ciclovía

Uy, este merece un recuadro. Si he visto enfrentamientos (me sumo a ellos) con automovilistas, es por que algunos no supieron que los carriles verdes y con unos topecitos alargados que van delimitando ese carril verde, no es un estacionamiento curioso. ¡Es una CICLOVÍA! Y es para que circulen las bicis, no para que estacionen su MALDITO AUTO SÓLO UN RATITO.

Pero bueno, aquí aprovecho a dar un consejo, desde mi muy personal punto de vista. Si una persona no tuvo la educación, cultura cívica o conciencia para dejar libre la ciclovía, ¿en verdad entenderá cualquier argumento que le digamos? Después de varios altercados, algunos a punto de terminar de forma muy violenta, decidí no intentar educar a esa gente.

Quizás un “estás en la ciclovía” y seguir adelante sea lo más que haga ahora. Y no dejar de pedir a las autoridades que pongan mano dura y apliquen el reglamento.

Ver tantas caras tristes detrás de un auto

Sí, a veces somos odiosos pasando entre los autos con una sonrisa de oreja a oreja. Pero no se crean, también nos pesa ver esas caras largas detrás de una fallida promesa sostenida por millones de anuncios de TV: el automóvil. ¡Ánimo, nunca es tarde para subirse a una bicicleta!

Related posts:

6 comentarios
  1. Raul Hernández
    Raul Hernández says:

    Bueno , de las cosas la del claxon es la unica que si me hace sentir coraje con ese conductor , sra de auto o de moto, ellos con esa enfermedad de la prisa quiza piensen que al tocar su claxon uno deba de brincar o de desaparecer , como si uno les estoba en su camino , como si fuera de ellos el camino , Loa demas puntos pueden suceden pero no es como para odiar un olvido o una mala calle , total , es parte de la vida de un ciclista , ademas , esas y milea de cosas mas nos encontramos a diario , por ejemplo viendolo bien , olvidar es que aun estamos , eso ? Es lo mas importante …saludos

    Responder
  2. Roberto
    Roberto says:

    ¡EXCELENTE ARTÍCULO!
    Considero importante el que todos, TODOS dejemos de querer tener la razón. Si, es una ciclovía y es muy molesto que un auto se estacione pero es a través de la constante práctica del ciclismo, del continuo andar sobre el camino que se dibuja el sendero, que mandaremos el mensaje…” La bici es el futuro.”

    Responder
  3. Axel Domínguez
    Axel Domínguez says:

    Qué no tengan la más mínima consideración por nuestra integridad física y te revases a toda velocidad a escasos centímetros, lo odio y siento ga na s de alcanzarlos y recordarles su 10 de mayo!!! Mínimo

    Responder
  4. Axel Domínguez
    Axel Domínguez says:

    Y la frase “prefiero mojarme en bicicleta que ahogarme en el tráfico” está excelentísima… De aquí a mi muro de FB!!!

    Responder
  5. Roberto
    Roberto says:

    Para mí es molesto ir por una calle solitaria en la noche, llevas tu luz puesta y te topas a lo lejos un auto de frente y te pone la luz alta, te deslumbran y ya no ves bien…

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *