Cómo París se convirtió en una ciudad ciclista

Texto: Arcadio Reyes, desde París.

Tip musical para disfrutar de este texto: Minor Swing de Django Reinhardt

Tip para salir a rodar hoy: Recuerda que para evitar malas experiencias, tus cinco sentidos deben estar alertas en el camino. No uses audífonos mientras ruedas. Al usarlos neutralizas uno de tus sentidos y puedes ponerte en riesgo o poner en riesgo a otros ciclistas.

Beneficio de la bicicleta: No contamina.

Francia es un país conocido por sus vinos, por sus quesos, por el romanticismo, por la Torre Eiffel, por sus avances en la ciencia, por sus filósofos, por su literatura y muchas cosas más. En el plano de los deportes, Francia es sede de la justa más grande de ciclismo, Le Tour de France. Este certamen es organizado desde 1903 y solamente ha sido interrumpido por las dos Guerras Mundiales. En esta competencia, jinetes de alto rendimiento montados en sus velocípedos recorren cerca de 3,360 kilómetros, es realmente una prueba de alto rendimiento. ¡Una hazaña, pues! No te asustes, no te pido que tengas la condición de alguno de los ciclistas que participan en esta aventura, sólo era para contextualizar.

El ciclismo ha avanzado mucho en Francia, especialmente en su capital han hecho mucho énfasis en la planificación urbana para crear un ambiente afable para los ciclistas. Actualmente la ciudad de París es un modelo a seguir en el tema de infraestructura y amabilidad vial para el ciclista. ¿Quieres saber cómo empezó esto? Te cuento.

Aun cuando Francia tiene un bagaje histórico en materia de ciclismo y en materia de urbanismo, el uso de la bicicleta en París como medio alternativo de transporte comenzó a pensarse seriamente en el año de 1995, después de una huelga de transportistas. Sólo para visualizar la magnitud de la huelga te cuento que los trabajadores de ferrocarriles paralizaron en un 75% el uso de los trenes, en el metro se interrumpieron 9 de las 13 líneas de metro que existían y en cuanto a los autobuses sólo el 30% estaba en servicio. Estás en lo cierto. ¡Vaya galimatías el que se armó!

Como consecuencia se creó un desorden vial, peatones por todos lados intentando llegar a sus escuelas y trabajos. Así ciclistas debutantes intentando cruzar la ciudad por zonas donde no existían carriles confinados para la bicicleta, etc. Los ciclistas improvisados, los automovilistas, los peatones y el mismo gobierno se dieron cuenta de que la bicicleta no sólo era un medio de transporte de emergencia o una solución momentánea para una crisis vehicular, sino que era un medio de transporte viable, ecológico, económico y que prometía un futuro diferente en cuanto a la movilidad en la ciudad.

Foto: Juan P. Ramos | Ciclistas en el corazón de París.

Foto: Juan P. Ramos | Ciclistas en el corazón de París.

En 1996, Jean Tibéri quien fuera el alcalde de la ciudad en ese momento, anunciaba que para luchar contra la contaminación atmosférica no existía una receta mágica, sino había que desarrollar mejores transportes de uso común. En su discurso mencionó que el uso de la bicicleta en París era también una solución para la contaminación. Dijo que el número de usuarios de bicicleta en la ciudad podría ser mayor si existiera una ventaja de seguridad para ellos. Tibéri dio unas medidas para garantizar la seguridad de los ciclistas. Entre éstas se enlistaron:

1. La adaptación de dos ejes principales para que las bicicletas puedan circular, Norte –Sur y Este-Oeste.

2. La apertura de los carriles de autobuses para uso compartido con los ciclistas.

3. La creación de espacios destinados para estacionar las bicicletas.

4. La correcta señalización vial en las calles para proteger a los ciclistas.

En 2007 bajo la gerencia urbana de Bertrand Delanoë se instauró en Paris el programa Vélib, una red de bicicletas compartidas operadas a forma de concesión por la empresa de publicidad JC Decaux. Vélib es un sistema de renta/préstamo de bicicletas que puede ser usado por residentes de la ciudad y por viajeros. El sistema Vélib ha crecido mucho y se estima que existe 1 bicicleta por cada 97 habitantes en la ciudad.

Los años han pasado y la voluntad política por mejorar el entorno de la comunidad ciclista no ha disminuido. De hecho, en la actual administración se tiene el ambicioso plan de convertir París en la capital de la bicicleta. Se trata de un proyecto ambicioso con miras al 2020. La idea es triplicar los recorridos hechos hasta el momento en el sistema Vélib; y de extender los 700 kilómetros que existen actualmente de ciclovías a 1,400 kilómetros. Igualmente se prevé aumentar el número de lugares de estacionamiento y la señalización en las nuevas vías para garantizar la seguridad de los ciclistas. El nombre de este plan es REVe Réseau Express Vélo (Red Exprés de Bicicletas).

Desde París me pregunto si en México se podría tener la capital mundial de la bicicleta. ¿Ustedes creen que es posible?

En mi próximo artículo les hablaré más a fondo del sistema Vélib.

Foto: Juan P. Ramos | Estación de Vélib en París.

Foto: Juan P. Ramos | Estación de Vélib en París.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *