Ciclistas y peatones, los más felices al transportarse: estudio

Un grupo se científicos explican por qué caminar o andar en bicicleta te hace más feliz que usar otro medio de transporte. Las conclusiones van más allá de lo obvio.

Sí, ya lo sabíamos. Lo sentimos desde la primera semana que decidimos subirnos a una bicicleta para movernos por la ciudad.

Pero esta vez un grupo de científicos nos explican por qué se vuelve tan gozoso ir en nuestras bicicletas a todas partes.

Los sicólogos Gregory Owen Thomas y Ian Walker de la Universidad de Bath, Reino Unido, estudiaron a un grupo de alrededor de 1,600 personas que se transportaban en distintos modos: automovilistas (37%), usuarios de autobús (34%), ciclistas (7%) y peatones (16%).

Primero investigaron si sus modos de trasladarse generaban hábitos fuertes. Es decir, que manejar su carro o una bici lo consideraran un hábito consolidado.

Para sorpresa de los científicos, quienes creyeron que por cuestiones del clima, los ciclistas y peatones dejarían de trasladarse de esa forma en ciertas ocasiones, se dieron cuenta que son los que mayor hábito tienen con su modo de viajar.

Ciclistas y peatones, los más felices al transportarse

Foto: gatogatogato.ch (Bajo licencia Creative Commons)

Por el contrario, automovilistas demostraron tener un hábito menos fuerte con su medio de transporte.

Otro análisis que reportaron fue el nivel de satisfacción. Los usuarios que menor nivel de satisfacción reportaron fueron los que viajaban en autobús.

Los ciclistas y peatones fueron los que mayor nivel de satisfacción tuvieron y los conductores de auto reportaron una satisfacción neutral.

La conclusión que resaltan en este análisis es que entre más activa sea tu forma de trasladarte mayor felicidad te produce.

Mover el cuerpo para que tu bicicleta avance o para caminar, te produce mayor felicidad que ir estático mientras el autobús o el carro avanza (si es que avanza…)

Cómo eliges tu modo de transporte también influye en el nivel de satisfacción. Owen y Walker apuntan que las personas que eligen su modo de transporte de manera más consciente presentan mayor felicidad al utilizarlo.

En el caso de los automovilistas que eligen conducir un carro porque es lo “socialmente correcto” o un símbolo de estatus, y no por una decisión personal y consciente, registraron un nivel de satisfacción muy bajo.




0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *