Cayó a 172 km/h en bici, pero su historia continúa

Tiene 55 años y es la persona sobre este planeta que más rápido ha viajado sobre una bicicleta. Éric Barone ostenta los dos récords de velocidad: sobre tierra y sobre nieve.

Originario de Oyonnax, Francia, a sus 34 años comenzó a interesarse en los deportes extremos, fijando su atención en los récords de velocidad sobre bicicleta. Su compatriota Christian Taillefer estaba marcando historia descendiendo montañas nevadas sobre una bicicleta Peugeot, así que fue tras ese reto, comenzando así a escribir su propia historia que ya es una leyenda viviente.

Éric Barone, descenso en bici de montaña

Foto: Media.rtl.fr

1994. Su primer récord lo logró sobre una bicicleta MBK descendiendo por la estación de esquí de Les Arcs, en Saboya (Francia). La marca que obtuvo fue de 151 km/h.

1995. En franca competencia con Christian Taillefer quien había roto nuevamente la marca con 178 km/h, Éric Barone, el “Barón Rojo” como es conocido se sube nuevamente a su MBK para batir el récord con 193 km/h.

1997. Esta vez con una bicicleta francesa Sunn, Barone, quien en sus inicios trabajó como doble de acción en el cine doblando a Silvester Stalone y Jean Claude Van Damme, impuso un descomunal registro de 210 km/h.

1999. Su principal contrincante, Taillefer era en este año el rey del récord, pues en 1998 había logrado subir la vara a 212 km/h. Así que un año después el Barón Rojo se subió a una bicicleta Corima modificada especialmente para esta hazaña y grabó 217 km/h en la pista de Les Arcs.

Sus siguientes dos récords los haría con bicicletas prototipo, en el 2000 continuó subiendo la velocidad alcanzando los 222 km/h y por último un récord en 2015. Pero antes, al querer imponer también los nuevos récords sobre tierra, tuvo que enfrentarse a un accidente que lo puso al borde de la muerte.

Una caída a 172 km/h

En 1999 comenzó a perseguir el récord de velocidad ahora descendiendo sobre superficies de tierra. Logró dos récords, el primero ese año con 118 km/h en Hawai y en 2001 subió al Cerro Negro en Nicaragua para imponerse como el más veloz marcando 163 kilómetros por hora. El recorrido le pareció sencillo y ese mismo día, frente a la prensa asombrada, volvió a subir el Cerro Negro para superar su propia marca.

A los 400 metros ya iba superando el récord, pero, cuando los sensores marcaban 172 km/h, la dirección de la bicicleta se rompió, haciendo que el cuerpo de Barone se impactara en múltiples ocasiones dando tumbos y vueltas sobre la tierra. El casco lo salvó, pero quedó con varias costillas rotas.

El regreso del Barón Rojo

2015 fue el año de su más reciente hazaña. Con 54 años de edad y después de un largo periodo de recuperación, Barone regresó a las montañas el 28 de marzo del año pasado. Tres años duró la preparación para este reto que se llevó a cabo en la pista de Chabrières, en los alpes franceses. Ataviado por un futurista casco y ropas aerodinámicos, Éric Barone alcanzó sin contratiempos la velocidad de 223.3 km/h, convirtiéndose una vez más en el ser humano que haya descendido más rápido sobre una bicicleta.

Un descenso artístico

Recientemente, el 23 y 24 de enero de 2016 ofreció otro gran espectáculo en la misma pista de Chabrières. Esta vez fue en un tono más artístico, envuelto en un traje luminoso bajo primer luna llena del año.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *