Bicicletas Encargo

Bicicletas Encargo, de Colombia para el mundo

El uso de la bicicleta como medio de transporte personal es una opción real y en incremento en diferentes ciudades del mundo. La bici como medio de transporte de mercancías y de la familia, está germinando y se prevé un boom. Bicicletas Encargo, está poniendo el ojo en ese horizonte. 



Camilo Rey (36 años) lleva a cuestas una larga relación con la bicicleta. Primero fue recreación pura. El ciclismo de montaña lo enamoró como a muchas personas en la década de los 90.

Creció en la región de Cundinamarca, uno de los 32 departamentos (equivalente a Estados), y cuya capital es Bogotá. Las montañas son el marco de esa zona, un verde intenso circunda a los habitantes.

En una entrevista telefónica, Camilo nos contó que hace 22 años, en medio de una situación de guerra que se vivía en Colombia, él y sus hermanos vieron en la bicicleta de montaña una forma de vida. Así pues, en 1996 crearon el club de ciclomontañismo Verde Extremo.

Bicicletas Encargo

Camilo Rey, fundador de Encargo Bikes, en Bogotá, Colombia.

El par de ruedas de su bicicleta de montaña lo llevaron por senderos y llegó cada vez más lejos. La bici lo fue conectando con más personas, con otras realidades y con muchas inquietudes que fue atendiendo con ímpetu.



En la misma Cundinamarca, desde los años 70 se creó una de las activaciones ciudadanas que se convirtiera en un legado para el mundo: la vía recreativa. Cerrar las calles a la circulación de los automóviles y abrirla a los ciclistas, patinadores, corredores…

Niños y familias enteras se apropian de las calles desde aquel entonces, y se crece con una visión de que las calles no son únicamente para los carros a motor; también son para las personas.

Con esa formación cultural, Camilo se fue acercando al ciclismo urbano como activista. “A veces el activismo destruye al político. Nosotros nos dedicamos a hacer un activismo constructivo”, precisa Camilo en la entrevista.

De 2011 a 2016 trabajó en el gobierno de Bogotá como asesor de movilidad sostenible. “Estando ahí vi mucha gente trabajadora, pero también mucha corrupción, se hacían promesas pero no se cumplían. Me dejé de sentir feliz cada vez que veía casos de corrupción y decidí renunciar”.

Pero su vida no iba a cambiar, las bicicletas seguirían siendo fundamentales. Era un asiduo participante del Ciclopaseo de los Miércoles, el colectivo urbano más antiguo de Bogotá.

Por su parte, su hermano Andrés Felipe Rey, estaba comenzando a construir bicicletas. Hicieron bicis para jugadores de Bikepolo y también para estudiantes de la Universidad Central, para que se sumaran a los Ciclopaseos de los Miércoles. Fueron 35 bicis hechas a mano.

Construir bicis se fue haciendo parte esencial de sus actividades. Hace dos años hicieron las primeras bicis de carga y decidieron echar toda la carne al asador. Invirtieron sus ahorros para comprar maquinaria, pagar cinco sueldos y montar una pequeña fábrica.

Hay que subirle el estatus a la bicicleta

“Compramos una dobladora y una soldadora. Hicimos 15 matrices para los diferentes modelos que estamos haciendo. Entre ellos, las bicicletas cargo, a las que hemos llamado EnCargo”, nos explicó Camilo.

Bicicletas Encargo

“Hay que subirle el estatus a la bicicleta”, señala. El mensaje que va implícito en las Encargo es que la bici no sólo te lleva a ti, una bicicleta de carga lleva vida. “En ellas va la vida de un hijo, una hija, la abuela. Nuestros clientes son personas de entre 40 y 50 años que tienen hijos o sobrinos”. Las bicis tienen un costo aproximado de 20 mil pesos mexicanos. Más económico que el enganche del automóvil más barato en el mercado.

“Tenemos dos modelos, los de vida, que son para llevar personas y mascotas; y los de mercancías. Vamos construyendo lotes de 6 bicis”.




En un futuro cercano piensan distribuir las bicicletas EnCargo a otros países, y México está en la mira. También quieren participar en el próximo Festival Internacional de Bicicletas de Carga que tendrá lugar en Groninga, Países Bajos en junio de 2019.

1 comentario

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *