Mujer en bicicleta

10 señales que te delatan como ciclista urbano

Aunque no sea nuestra intención ir diciendo a todo el mundo que nos movemos en bici en lugar de en automóvil, hay señales que son imposibles de ocultar. ¿Te identificas con una de ellas?



1.- Ves la bici antes que a la chica o chico que va en ella

Cuando pasa una figura atractiva, sea hombre o mujer por la calle, es casi un reflejo instintivo y automático hacer un “escaneo” con la mirada (que aviente la primera piedra el que esté libre de pecado), sin embargo los que tenemos el cerebro con un 95% de su capacidad pensando en bicis, funcionamos un poquito diferente. Veamos un ejemplo:

Si pasa una modelo de Victoria’s Secret con sus alas despampanantes usando la última y más diminuta prenda interior de la temporada… ¡y va en bicicleta! Seguramente comenzaremos por mirar los rines, contar si lleva 32 rayos o menos, es de titanio, fibra de carbono o es más clásica y es de acero, quizás es hecha a mano (no ella, obvio, el cuadro). ¿Usa Campagnolo o Shimano? ¿Rueda libre o piñón fijo? Ah, es fijo, pero lleva freno. ¡Qué guapa está, me gustan sus alas!

Podría estar casi seguro que desde las mujeres funciona igual, y si me equivoco, podrían decírmelo en los comentarios. El ejemplo quizá podría funcionar con un modelo de Calvin Klein…

2.- Cada trayecto al trabajo es una oportunidad más para ser mejores y no una guerra contra el tráfico

Y mucho más si estamos clavados con Strava o alguna otra aplicación que pueda medir nuestros recorridos y decirnos cuando llegamos a nuestro trabajo que hemos batido 15 récords personales o quizá somos el número uno de la tabla general. ¡Ufff! Ese sí que sería un regalo para comenzar el día con mucha motivación. ¡Al diablo los bonos y los aguinaldos, les gané en Strava!

3.- Eres el único en la oficina que antes de decir buenos días no maldice al tráfico.

Hay ocasiones que en verdad creo que va a desaparecer esa palabra de mi vocabulario. Tráfico… Ya sé que los más puristas de la lengua española se están mordiendo los labios para no gritar en este momento ¡se dice tránsito! Pero da igual, si andas en bici tarde o temprano dejarás de usar la una o la otra. Aunque tiene su lado inconveniente; también perderás uno de los pretextos favoritos de todos los que llegan tarde a sus citas.

4.- Torso flaco, piernas gruesas

Tampoco es que nos volvamos Arnold Schwarzenegger (tuve que googlear y hacer copy paste para pone su apellido…) de la cintura para abajo, pero la verdad, en serio, neta, las piernas se nos ponen sabrosas. Aunque parezcan un par de carrisitos, pero bien macizos eso sí, como su servidor. Mi chica me dice que me han salido muy buenas porque no se me han roto. La receta secreta es darle duro al pedal todos los días. Ponerse muy sabroso de la cintura para arriba ya creo que es vanidad, pero bueno, cada quien su morfología.

5.- Pantalón pierna derecha manchado

Aunque te cuelgues el famoso “pankle”, te mentas el pantalón en el calcetín, le pongas cubrecadenas a la bici… tarde o temprano la mancha voraz aparecerá en la parte interior de tu pierna derecha, a la altura de tu espinilla, casi esquina con el huesito del tobillo. Y si usas bermudas, falda o short, poco a poco se te irá haciendo un tatuaje en forma de engrane.

6.- Vas con mochila hasta al baño

La explicación es muy sencilla. No llevamos cajuela en la bici. No es que vayamos a cruzar el continente todos los días, pero por lo menos siempre llevamos una cadena, un desodorante (y si no lo hacen se los recomiendo), una sudadera o un impermeable. Para los que no se mueven en bici quizá las mochilas se quedaron en la secundaria, pero las personas que nos movemos en bici las necesitamos diarina y huevo.

7.- Pasamos al baño antes de iniciar la reunión

La ventaja es que solemos llegar antes que los demás (¿verdad que sí?), y eso nos permite pasarnos directito al baño a darnos una enjuagada de cara y lavado profundo de nariz: situación que no sería tan necesaria si los niveles de contaminación no estuvieran tan crueles. Recuerdo que los primeros meses que viví en la Ciudad de México me salía sangre. ¡Peña ya hazle caso a los de Hazla de tos y regula las benditas NOM de calidad del aire por dios santo! En fin, pasar al baño inmediatamente después de haber llegado al lugar de nuestra cita es un ritual refrescante.



8.- Si un auto nos gusta, lo guardamos en secreto

Una cosa es que no nos movamos en auto a todos lados y la otra es que digamos que un Tesla Model S (que además es eléctrico y cero emisiones) es horrible. O que no nos gustaría tener un Jeep Wrangler para irnos a la montaña el fin de semana. Para algunos hasta imaginarlo suena pecaminoso, y por eso solemos guardarnos estos pensamientos en el mismo cajón en el que teníamos guardada la confesión de que la hermana de nuestro mejor amigo era el amor de nuestras vidas. Que te guste un auto es “amor en silencio”.

9.- Usamos gorrita no gorra

Aunque creo que fue una fiebre del año pasado, a muchos se nos quedó pegada en la cabeza. La verdad las gorritas de ciclista son la onda. Son las únicas que se ajustan bien sin que se las lleve el viento, tienen una visera chica para ver al frente sin problemas… en fin, fueron pensadas para andar en bici, así que ¿por qué deberíamos usar una distinta? Aunque nos digan hipsters, ¡la gorrita se defiende!

10.- En conclusión

Somos personas guapas, buena onda, sonrientes, alegres, sanas, divertidas y sobre todas las cosas, muy sencillas.


 

Foto de apertura: Flickr/CreativeCommons | Usuario: Bilobicles Bag

14 comentarios
  1. Terrio
    Terrio says:

    Cierto, pero por favor, y por la seguridad de todos, el ciclista también ha de respetar el código de circulación, en especial los semáforos. Sé que es un rollo pararse en ellos, que corta el ritmo que se llevaba, que se mira a ver si se puede… Pero siempre puede ocurrir ese imprevisto que cueste una vida. Y valoro más la vida que otra cosa.

    Responder
    • Gabo
      Gabo says:

      El nuevo reglamento de tránsito permite al cilcista pasarse el semáforo en rojo siempre y cuando cuida su propia vida y no atropelle a nadie que valla pasando

      Responder
  2. Lucas
    Lucas says:

    La bici es lo maximo…..dejarlo atras a todas esas maquinas que contaminan el medio ambiente…..si que te da valor para correr….La adrenalina… es el encanto…sueña y disfruta mientras vas a gran velicidad…

    Responder
  3. Stephanie
    Stephanie says:

    Ayyy me encanta, me sentí muy identificada <3
    Siempre veo primero las bicis y cuando llego al parqueadero de mi universidad veo las bicis para reconocer quién está jaja

    Responder
  4. Alma
    Alma says:

    VORAZ. La palabra es VORAZ y no se acentúa. Si gogleas a Arnold, también puedes usar el diccionario. Aguas con esa ortografía, que le quita todo lo sexy a cualquier ciclista.

    Responder
    • Juan Pablo Ramos
      Juan Pablo Ramos says:

      Demonios, se me fue esa palabra. En efecto no se acentúa porque es aguda que no termina ni en n, s o vocal. Gracias por el apunte.

      Responder
  5. Sebastián Hernández Murcia
    Sebastián Hernández Murcia says:

    Exclente articulo, la verdad como ciclista urbano me siento identificado en muchos, más en el de ver primero a la bici que a la chica, en todo caso lo único que falto fue nombrar el bloqueador solar y unos lentes por alguna parte, no pueden faltar como un buen ciclista urbano

    Gracias, saludos desde Bogotá- Colombia

    Responder
  6. Paris
    Paris says:

    Este… ¿y que hay de los pantalones (y calzones) agujerados en los isquiones? ya sabes justo abajito de la nalga. ¿o solo me pasa a mi? o_o Por que los ciclistas urbanos no andamos en lycra.

    Responder
    • Juan Pablo Ramos
      Juan Pablo Ramos says:

      Muy cierto, de hecho acabo de tirar uno que me duró 3 años y llevaba refuerzo en esa parte. Es una muy buena señal 😉

      Responder
  7. claudia Montero
    claudia Montero says:

    Jajja, me identifiqué mucho.. pero.. aunque sí volteo a ver la bici primero, soy remala para identificar sí es de titanio, fibra de vidrio o las características técnicas, creo que eso es más de hombres, creo yo.. pero en definitiva me siento muy orgullosa de ser ciclsita urbana.. algo que agregaría es que en época de frío, yo llego muy fresca a la oficina y veo que mis compañeros traen hasta bufanda.. ¿qué no tienes frío? me preguntan.. No, vengo en bici.. y eso hace que mi cuerpo genere calorcito rico.. Definitivamente amo moverme en bicicleta.. Y aprovecho para recordar que también a nosotros, como a muchos automovilistas, nos hace falta cultura vial, me ha tocado ver a muchos ciclistas invadiendo el paso peatonal, invadiendo banquetas o pasándose el semáforo rojo.. Cletos, respetemos al peatón, después de todo, al bajarnos de la bici también somos peatones..

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *